La Inteligencia Emocional

 

La Inteligencia Emocional estA? formada por habilidades o capacidades que tanto los niA�os como los adultos necesitan para alcanzar el A�xito personal y profesional. Es decir para ser niA�os y adultos plenamente felices.

La Inteligencia Emocional es un conjunto de habilidades que permiten al individuo conocer y regular sus propias emociones, sentimientos y estados de A?nimo, y tambiA�n conocer y empatizar con las de los demA?s. De tal manera que resulta mA?s fA?cil la interacciA?n social con las personas que nos rodean.

Un alumno emocionalmente inteligente es aquA�l que sabe ganarse a sus amigos, se siente a gusto interactuando con ellos, soluciona los conflictos con los demA?s de manera adecuada, sin alteraciA?n emocional, es capaz de escuchar y hacer oA�r su opiniA?n, es capaz de descubrir quA� siente un compaA�ero cuando estA? apenado por algA?n motivo y es capaz, tambiA�n, de experimentar alegrA�a con A�l. En definitiva, la puesta en prA?ctica de las habilidades de la Inteligencia Emocional puede hacerle mA?s inteligente en la expresiA?n de sus propios estados de A?nimo, y en la comprensiA?n de los de los demA?s (empatA�a). La consecuencia de todo ello es la mejora del clima convivencial, de las relaciones interpersonales.

Un alumno emocionalmente inteligente es un alumno feliz.

Tal y como afirma Goleman, la Inteligencia Emocional pretende poner de acuerdo la cabeza y el corazA?n, o lo que es lo mismo, el cerebro y las emociones, integrando las tres dimensiones del comportamiento humano: lo cognitivo, lo conductual y lo afectivo.

Describimos algunas de ellas: empatA�a, asertividad, sinceridad, creatividad, optimismo, sentido del humor, resoluciA?n de problemas, pensamiento realista, habilidades conversacionales, hacer amigos, el funcionamiento en grupo, los modales, la automotivaciA?n, persistencia y esfuerzo, comunicar las emociones, el control emocional, el respeto, a��.

Tenemos que enseA�ar a nuestros niA�os a identificar y expresar sus emociones, a reA�r, a llorar, a explorar, a ser autA?nomos y asertivos, ya desde la primera infancia. Recordad que somos los modelos de nuestros niA�os y el mejor aprendizaje que les podemos ofrecer es ver cA?mo expresamos A�nuestras emociones, cA?mo controlamos nuestra ira, la forma de resolver los problemas diarios, escucharlos cuando nos demandan atenciA?n, …

Muchos comportamientos agresivos que se dan en adultos en la actualidad tienen una relaciA?n directa con la carencia total de emotividad en su infancia.