LOS “MEJORES” JUEGOS PARA ESTIMULAR EL LENGUAJE.

“El éxito es la suma del trabajo más el juego.”  (Albert Einstein)

Cuando jugamos inventamos, imaginamos, creamos, comunicamos, debatimos, perdonamos, aprendemos…. A su vez nuestro cerebro segrega dopamina,  un neurotransmisor popularmente conocido como la “hormona de la felicidad”, esta es la causa por la que jugar es un acto placentero.

Os animo a reservar al menos  10 o 15 minutos diarios  para jugar. Aquí os propongo algunos juegos para empezar. Un dato importante, pues no quisiera engañar a los lectores, los mejores juegos para estimular el lenguaje son aquellos que le gustan por tanto no todos lo que “sean mejores juegos” para ampliar vocabulario conseguirán dicho objetivo si dichos juegos no gustan.  Un buen juego es aquel que se lo pone un poco difícil pero que con un ligero esfuerzo lo consiguen (adivinanzas, escondite, el veo veo), el que le hacen reír a carcajadas (bromas, chistes, trabalenguas) y el que les dejan libertad para ser,  crear,  construir y decir lo que piensan (jugar a mamás y papás, a policías y ladrones , construir un coche de carreras con la caja de cartón de un nuevo horno) Aquí os dejo algunos ejemplos de juegos que  pueden ayudaros para empezar y os reto a elaborar vuestra propia lista de los 5 mejores juegos para estimular el lenguaje.

 

EJEMPLOS DE JUEGOS Y ACTIVIDADES

PARA EL BEBÉ DE 0 A 1 AÑO.

HABLARLE COMO SI PUDIERA HABLAR, A LA VEZ QUE CAMBIAMOS EL TONO Y LA EXPRESIÓN DE NUESTRA CARA Y ATENDER A SUS VOCALIZACIONES.

BUSCAR LA ATENCIÓN DEL NIÑO. La atención es un pre-requisito básico para el lenguaje por eso debemos buscarla. En los niños que tienen un juguete u objeto favorito no hay problema, utilicemos ese y el niño nos seguirá. Sin embargo hay niño que no están interesados en objetos por tanto esta tarea se complica y por más bonito que sea el juguete parecerá que no le gusta. En estos casos es probable que el niño preste más atención a sí mismo, por tanto probemos a colocarle patucos llamativos, guantes, pulseras,…

APROVECHAR LAS RUTINAS. El cambio de ropa, la hora de dormir, la comida, el baño, son momentos que se repiten diariamente y si a la vez que llevamos a cabo una acción nos anticipamos ésta y explicamos lo que vamos a hacer y lo que estamos haciendo el niño acabará realizando asociaciones de palabras a objetos y acciones.

 

 

PARA EL BEBÉ DE 1 A 2 AÑOS.

-JUEGOS CON JUGUETES: Ya es hora de iniciar el juego simbólico, por eso el juego con muñecos, las cocinitas, las mamás y los papás, debe de apoyarse mucho a esta edad. Es muy enriquecedor, fomenta la interacción, potencia la adquisición de vocabulario y la estructuración oracional.

-JUEGOS SIN JUGUETES: al igual que durante al primer año, aún el contacto directo del adulto con el niño es fundamental, por eso podemos decir que “mamá y papá son el mejor juguete”: cantar, hacer cosquillas, jugar al pilla pilla, esconder y aparecer objetos, pueden ser algunos ejemplos.

PARA EL NIÑO DE 2 A 3 AÑOS.

OBJETOS PERDIDOS: Juegue a esconderle objetos y a darle pistas o consignas para que lo encuentre. De esta forma estaremos utilizando consignas espaciales como: arriba, abajo, dentro, fuera, delante, detrás…

-IMÁGENES AL PODER: Utilice barajas de cartas con objetos, letras, números, animales y jugar con ellas. Un juego muy efectivo para incrementar la memoria auditiva y visual es meter esas cartas en una caja tapada y de forma inmediata hacerle que recuerde qué cosas se han guardado.

-CUENTOS. No olvidemos que son una herramienta perfecta para estimular el lenguaje. Podemos contar historias a la vez que la interpretamos utilizando la expresión corporal.

PARA EL NIÑO DE 3 A 4 AÑOS.

“BROMAS LINGUÍSTICAS”: Si la mujer del pato es la pata, y la mujer del gato es la gata, la mujer del toro ¿quién es?…la tora jajajajaja, que gracioso. No, la tora no es la mujer del toro. Prueba otra vez: Es un animal grande que tiene pelo blanco con manchas negras, que nos da la leche y que hace muuuuuu.  Otro ejemplo de broma lingüística: decir palabras con una sola vocal: pelota con la a: palata, con la e: pelete, con la i: piliti, con la o: poloto…

-ADIVINANZAS: Describirle objetos, personas o animales para que el niño pueda adivinar a lo que nos referimos. Jugar al VEO VEO e ir buscando palabras que empiecen por una determinada sílaba.

-CANTAR: Las canciones son una buena forma de estimular el sentido del ritmo, la articulación, la audición y la memoria.

PARA EL NIÑO DE 4 A 5 AÑOS

HACER HISTORIAS CON MARIONETAS: Puede ser una historia conocida o inventada, lo interesante de este ejercicio es el adquirir un “rolle” diferente y modelar el personaje.

PALABRAS ENCADENADAS: En este juego lo único que debemos hacer es ir creando una cadena de palabras aumentando esta de uno en uno, quién la rompa tendrá que cantar una canción mientras salta. Ejemplo: N:-MESA, M/P:MESA, COCHE. N: MESA, COCHE, GATO, M/P: MESA, COCHE, GATO, COLA.

PARA EL NIÑO DE 5 EN ADELANTE.

-HISTORIAS ENCADENADAS: Consiste en inventar historias por partes y entre dos o tres jugadores repitiendo la última parte dicha. Ejemplo: Niño: Había una vez un gato, M/P: Había una vez un gato que vivía en una granja, N: que vivía en una granja llena de ratones. M/P: Llena de ratones gigante y peludos. N: gigantes y peludos que daban mucho miedo.

DILE QUE HAGA…: Es un juego divertido idóneo para niños tímido con mucho sentido del ridículo. Se necesitan mínimo 3 personas. El primero en jugar tiene que dar una orden en el oído al segundo jugador (Madre: dile que dibuje un caracol con la mano izquierda) El segundo jugador transmite el mensaje en voz baja y al oído  al siguiente  y así hasta llegar al último (Niño a papá: mamá dice que dibujes una caracol con la mano izquierda. Papá tiene que hacer lo que se haya propuesto) Se va rotando cada jugada para que todos puedan dar la orden, pasarla y ejecutarla.

EN RESUMEN

El juego es una dinámica muy efectiva para  el desarrollo del niño. A través de él exploran y comienzan a entender el mundo. Además les ayuda a potenciar sus capacidades físicas, su desarrollo sensorial y mental, su afectividad, su creatividad e imaginación, su empatía, su autoestima, etc. El lenguaje se ve influenciado por todas y cada una de estas capacidades; así que pongámonos a su altura, dejemos las pantallas un rato y crear entre todos un tiempo de risas, de magia, de historias, de palabras, un tiempo de juego y aprendizaje.

Verónica Campillo Pastor

                                                                                               LOGOPEDA, Nº Col: 30/503